Triatlon

Challenge Roth by Luis Flores

Bueno, cómo llegue a practicar este deporte, es otra historia. El para qué y por qué me inscribí en este Ironman o Challenge de Roth donde son 3,8km natación, 180km ciclismo y 42km trote es su historia. Si, la historia de mi padre, quien falleció hace poco más de un año de cáncer, luchando hasta el último minuto por la vida.
Durante el proceso de acompañamiento y largas conversaciones tratando de incrementar su ánimo le comenté acerca de un chico que escribió un libro que se llama “de la quimioterapia al Ironman” quien logró recuperarse y después hizo su primer Ironman. Mi papá entre su humor diferente me dijo: “pero si yo me recupero, nicagando haría esa payasada” jajajaj, pero le dije “yo si viejo, yo la hago y me vas a ver” y me dijo “Macanudo”.
Ya había dicho que no iba a correr más maratones por mi problema de cadera, pero este era un motivo especial y debía cuidarme. Sabía que el entrenamiento era duro y sobretodo en mi caso que no tengo mucho tiempo. Hace unos años ya había tomado la decisión de “sincronizar el trabajo con la vida” y coloqué mis prioridades:
1.- mis hijos y gente que amo, 2.- hacer lo que me gusta … y 3.- el trabajo. Tenía que entrenar 6 días a la semana, 2 deportes diarios, en mi caso mucha natación que era mi debilidad, ciclismo que los fines de semana tenía que hacer los largos en rodillo, hasta 5,30 hrs y los trotes en una trotadora que tengo en mi departamento, todo para optimizar el tiempo y estar más tiempo con mis hijos. Me levantaba a las 5:30AM. También comencé a tomar masajes una vez por semana para procurar no tener calambres, soportar las cargas de entrenamiento y en parte mitigar los dolores de cadera, con mi amigo Roa (que me hizo sufrir bastante jajaja). El proceso de entrenamiento, es otro Ironman que debes soportar, a veces ya no das más, pero con el apoyo de los amigos y familia se logra avanzar.
Hasta que llegó el día, me sentía súper bien física y mentalmente. Habían cosas que tenía que cuidar, como la alimentación previa para que no me molestara el estómago, nadar con traje sin mangas para sentirme más cómodo e imaginarme que era Ocean Walker jajaja y que la bici no me fallara, ya que me había dejado fuera de una competencia anteriormente y finalmente en el trote, los calambres y la cadera. A todo esto le sumamos la alimentación durante la carrera dado que eran entre 12 y 17 horas máximo en competencia para mi.


Y partimos, una carrera llena de gente en todas sus disciplinas, mucha gente mirando desde el canal. Ansioso y todo en el nado lo hice súper bien, salí en 1 hora 14. Salgo del agua súper motivado, ya pase el nado?!! Voy a la T1 y parto en la bici súper bien y cuidándome de no pasarme en los watts para no quemar mis piernas. Hasta que en el KM 37,9 en una subida se me enganchó la cadena? y no la pude sacar, acá me comencé a desesperar, no podía renunciar, tenía que esperar al mecánico que daba vueltas en el circuito, esperé por 40 min, mientras trataba de comunicarme con los alemanes que no hablaban inglés, pero los niños si, ellos trataban de arreglar la bici, mientras practicaban su inglés ? eso me relajó y era muy divertido verlos conversar y discutir una posible solución, hasta que Thomas, alguien del público trajo unas herramientas y junto con otras 2 personas la arreglamos. Partí nuevamente, con todo el ánimo, mucha subida y viento pero estaba bien preparado, terminé en 6h 30min Bien!!!. Voy a la T2 y salí a correr. Partiendo venía una bajada con mucha gente alrededor y pisé una zanja cargándome en la cadera derecha donde tenía el pinzamiento, desde ahí partieron los dolores. Fui bajando el ritmo hasta ir a 8:30 min el km, pero tenía que terminar y tampoco quería caminar. Esta fue la parte más dura de la carrera, en mi caso mi mente podía, pero mi cuerpo estaba totalmente adolorido, hasta lágrimas me sacó. Con esta ya son 11 maratones que corro, pero en esta carrera en especial vi muchas cosas. Al demorarme tanto, me di cuenta que en este momento donde ya han pasado lo deportistas con más condiciones, están los verdaderos IRONMAN, y no lo digo por mi, sino porque ves tanta gente discapacitada y personas comunes, gente mayor, que han llegado a esta etapa que te das cuenta que no eres mejor que ninguno de ellos, que aún sigues teniendo mucho que aprender a los 43 años y que siempre hay alguien mejor y peor que tu. Había mucha gente que estaba acá, no por un tema competitivo, sino por algo que tiene mucho más valor y sentido, desafiar los obstáculos que la vida les impuso, a eso yo le llamo “vivir contra corazón”. Demostrarse que nada es imposible. Y me di cuenta que lo que le había prometido a mi padre, tenía mucho más sentido ahora, en este momento. Que si no hubiese tenido esos problemas previos no habría sido lo mismo. Necesitaba ver lo que estaba mirando y darme cuenta que él me estaba acompañando en todo momento. Así fui avanzando Km a km siempre avanzando para adelante, porque para atrás no sirve (así me decía el) y ya me quedaban 2 KM y la emoción era gigante, esto iba a terminar, lo iba a lograr. Ingreso al estadio y mucha gente gritaba, la emoción y la alegría me inundaba. Lloro de alegría, veo el reloj que marcaba 14 horas, cruzo la meta, miro hacia el cielo y misión Cumplida. Terminamos papá.

Haz de pasar por un largo y duro proceso hasta tu recuperación, terminar la carrera y descansar de todas formas. Siempre serás mi IRONMAN.

Leave a reply