Triatlon

IM 70.3 Lima 2018 by G.S.

Después de ya varios años en el triatlón, por primera vez me puse un objetivo de tiempo estricto para un 70.3; bajar las 5 horas. Aunque un par de veces había andado algo cerca, siempre me había pasado algo; viento, calor, circuito mas largo, etc. Hasta ahora mi PR era 5:18.

Seleccioné con pinzas la carrera, considerando temporadas de entrenamiento, tiempo que podría tener disponible para entrenar, lo amigable que podría ser el circuito, dentro de varias otras variables.

Después de mucho pensar, y varias conversaciones con mi coach Marcelo Cardenas, llegamos a la conclusión que la segunda versión del IM 70.3 Perú podía ser un buen escenario para conseguirlo.

Diseñamos el plan de entrenamiento con total detalle, considerando vacaciones, viajes de trabajo y hasta los mas mínimos detalles de días feriados, alimentación, etc. Como esperaba resultados distintos que en los anteriores procesos, lógicamente había que hacer algunos cambios estructurales, por lo que fue una programación muy poco convencional para lo que estaba acostumbrado. Además incorporamos mucho análisis de datos, para así poder optimizar el peak de forma al momento de la carrera, y además mejorar sustancialmente el ciclismo, que hasta ahora había sido mi debilidad, y sin duda es la prueba mas gravitante en el tiempo total.

Llegamos a Lima y todo resultó muy bien, el Viernes pude armar y probar la bicicleta, y después nadar y correr un poco, en el mismo lugar donde sería la carrera. La única gran diferencia con respecto a lo planificado es que durante todos los días previos hubo un sol radiante, raro en Lima, y eso no lo tenía considerado.

Plan de alimentación, hidratación y carrera listo, bicicleta entregada, sólo quedaba tratar de descansar un poco y prepararse para sufrir. Sólo 4 días antes había muerto Cristobal Heitmann, amigo y compañero en TYM desde el año 2009, cuando partí en el triatlón, claramente sentí que iba a tener su ayuda, esta carrera iba en su honor y él iba a darme una mano para conseguir mi objetivo.

Race Day
Rutina de la mañana igual como para otras carreras, me levante con tiempo, esta vez era muy temprano, que que los profesionales largarían a las 6.30am. A las 4:45am nos acercamos a un hotel oficial cercano a donde estábamos, y tomamos el último bus que iba al parque cerrado! Estos buses al final eran la mejor alternativa para llegar, ya que el acceso estaba restringido para taxis y autos. Tuvimos suerte de tomar el último, y llegamos a muy buena hora al parque cerrado.
Ordené todo como tenía planificado, esta era una transición sin bolsas, por lo tanto hay que ordenado al lado de tu bicicleta.
Permitieron calentar en el agua, por lo que nadé unos 5-10 minutos y luego ya me fui acomodando en el grupo de rolling start.
Aunque había estado sorprendentemente tranquilo durante todo este tiempo, la emoción previa de la carrera se vino encima, me acordé de Cristóbal y se me llenaron los ojos de lágrimas, rápidamente tuve que sacarme los lentes y tratar de secármelos.
Me dan la partida, “esta va por ti Cris”.

Swim
Muy buena temperatura del agua, unas pocas olas pero nada del otro mundo. Primera vez que logro nadar a un pace que realmente quedo satisfecho, y creo que eso se debió a la excelente señalización del circuito; 8 boyas grandes marcaban el tramo de entrada, y otras 8 la salida. Boyas como las que en otros IM 70.3 están solo en el giro del fondo… Ustedes saben a cual carrera me refiero, la que dicen es la más linda del mundo…
A los 1500 mts más o menos, una de los jueces que estaba en un standup paddle, empezó a gritar que había que pasar “por fuera” de la boya amarilla, claramente distinto a lo que decía en el reglamento (que podías pasar por ambos lados, que lo importante era pasar por fuera de las 2 boyas rojas del final, pero las amarillas sólo marcaban el camino). Entre discutirle o hacerle caso, filo, nadar 3 metros más y pasar por fuera.
Transición un poco larga y pasando por la arena, muy fina que se pegaba en los pies, lo que obligo a enjuagar un poco los pies en la T1.

Bike
Los primeros kms son un poco trabados, curvas, calle estrecha y mucha gente que se cruzaba en ocasiones. No me quedó claro si esto era parte de los cambios que habían hecho para esta versión, o si ya se pasaba por ahí desde el año anterior.
Apunto a mi objetivo de potencia y trato de ir manteniendo ese promedio de watts, al final de la primera vuelta ya me di cuenta que me iba a costar conseguir mi promedio normalizado, los resonadores (pequeños lomos de todo puestos en serie) y alteraciones de la ruta no te permitían mantener la velocidad, y además la ruta tenia en total unos 590 mts de ganancia de altura, un par de subidas que pegaban duro, y como había que dar 3 vueltas de 30km, terminaban desgastándote bastante.
Mantuve lo mejor que pude para poder bajarme a correr bien.

Run
En la T2 ya me di cuenta que muy probablemente iba a cumplir mi objetivo de completar la carrera en menos de 5 horas, y que si andaba bien podría ser un poco menos. Ahora, para eso hay que correr los 21 km, no había nada asegurado.
A diferencia de como suelen ser los días en Lima nos tocó un día totalmente despejado, con bastante calor, para lo que no estaba muy mentalizado ni preparado.
Busque mi primer objetivo de ritmo, duro, me costaba mantenerlo. Al Km 3 me acerco a mi amigo Juan Carlos Varas, corrimos algunos metros juntos y me dejó ir. “Hoy es tu día CTM!” Escuché que me gritaba… nunca me había parecido tan bien que me sacaran la madre.
En el km 7 ya noté que quizás no iba a poder aguantar ese ritmo hasta el final. Miré el reloj , y dentro del mareo que a esa hora ya llevas, traté de sacar unas cuentas rápidas; si bajaba levemente el ritmo podría cumplir con mi cometido, y probablemente con holgura. Decidí bajar en 10-15 seg/km, con eso me iba a sentir mejor y podría asegurarme de terminar en el tiempo planificado.
Fue un trote rápido y sufrido, nunca me sentí bien, pero mantuve sin aflojar. Probablemente también es un ritmo al que hay que acostumbrarse, como me dijo mi coach: competir en primera división duele, olvídate de la comodidad.
Finalmente llegué a la meta en 4 horas 48 mins, mejor que lo planificado y con muchas ganas de seguir mejorando, cuando trabajas duro para conseguir algo y estas bien guiado los resultados llegan, seguro llegan.

Muchas gracias a todos los que me ayudaron, mi coach Marcelo Cardenas, mi equipo Meeting Point y nuestros auspiciadores Huawei Mobile y SunCycling

Leave a reply