Bueno no recuerdo una carrera tan sufrida cómo está. Previo a esta competencia me enferme de influenza y dolor en la cadera, traté de convencerme que estaba mejor, pero no era así. Tenía que participar dado que era parte de la preparación para la distancia completa este 01 de Julio en el Challenge de Roth en Alemania.

Nos levantamos a las 3:45 para tomar desayuno junto a mi Roommate Miguel Bravo, no pase una buena noche y en sentía náuseas. Llegamos al parque cerrado a las 5:00, estaba oscuro. Prepare todo lo necesario, esto ya es un ritual. Ya todo ordenado, nos vamos con Nico Franzani al sector de la playa agua dulce, comienzo a verificar los puntos de orientación, me meto un poco al agua y ya estamos listos. Nos acomodamos en los sectores según los tiempos estimados que uno se va a demorar en Natacion. En la espera, me comienzan nuevamente las náuseas, me alejo un poco del grupo para respirar bien, un par de tallas por parte de mi amigo Ivan acevedo y se me anduvo pasando. Dan la partida y me voy detrás de Miguel, iba bien y me comencé a sentir ahogado, comencé a bajar el ritmo, por fin salgo, veo el reloj y son 38min.

Voy por la transición T1. Agarro la bici, tomo aire y digo “ya estamos acá weon…hay que terminar esto con la mejor sonrisa” comienzo a pedalear y veo que mis pulsaciones estaban muy elevadas, normal en la salida del agua, iba en el 10km y las pulsaciones no bajaban respecto a lo que debía ser, bajo un poco el ritmo y se comenzó a regular pero el segmento de ciclismo tiene buenas subidas y ya en el km 60 sentía sed, lo que era muy raro, pues llevaba mucha agua y tome como se debe, en el trayecto pare 2 veces al baño. Tiempo 2h45’

En el 85km, sentía mis piernas agotadas y un malestar en el izquierdo. Llego a la T2, paro un poco tomo aire y comienzo a colocarme las zapatillas y siento un tirón en la pierna, digo “mierda partió el sufrimiento” llega Franzani y me dice vamos Lucho salgamos juntos, eso me da ánimo. Parto corriendo y me hago chequeo, cadera bien, piernas mal, pulso mal, actitud positiva siempre, última línea me dio azul, a seguir que ya estamos acá. Bajo el ritmo, el pulso está muy alto, ya en el 3Km me da un calambre en el muslo, por experiencia se que no tengo que parar, en el KM5 tomo el primer gel y en el km6 me dan náuseas, al km8 paso al baño y vomito, estaba helado, paro 3 min en la estación de hidratación y comienzo nuevamente, pasa Andreoli y me pregunta “cómo estás, necesitas algo”, y me da ánimo, esas palabras son un segundo aliento.

Ya 18km me dolía todo y me digo esa frase que no falla “Soy hijo del rigor…Nací para sufrir, bueno siempre me a costado y tengo que machacarme, a terminarlo ”. 20km veo borroso hacia calor, digo “que me está pasando” una persona me da una botella con agua y me la tiro completa eso me despejo, ya veía la llegada a la meta y lo primero que pienso es en mis hijos: “Vicho, Maty ya llegue”. Cruzo la meta lento, manos arriba, una gran sonrisa (siempre digno), me colocan la medalla, me sacan el chip y me pasan a la carpa clínica. Se acabó. Tiempo total 5h55’.

Había estado entrenando mucho, pero no se alinearon los astros. No fue mi mejor carrera y puede que tampoco sea la peor. Esta vez pude terminar, sacar reflexiones y el tunning necesario para mi gran competencia que es el 01 de julio. Un abrazo y seguimos machacando. #LaMaquinaNOPara

Leave a reply