RunningTriatlon

Una historia que sigue a otra, al final se transforma en tu vida.

Cada año, otro desafío.
Es la vida, y como el Sol que sale todos los días, te levantes en la mañana y sin preguntarte siquiera porque lo haces, partes a correr unos kilómetros, a nadar otro tantos, o a lo que te dé arriba de “la cleta”.
Para muchos una locura, pero para nosotros, una rutina. Como cuando te lavas los dientes: alguien se olvida de ello? hay que hacerlo y ya.
El porqué, es cuando uno lo comenta con sus amigos y surgen las teorías, algunas de ellas existencialistas, en el que se destaca el ser humano individual como creador de su vida para alcanzar la libertad. Quizás sea algo rebuscado evocar al amigo JP Sartre, pero algo de razón tiene. Sin libertad, no hay existencia.
Así te sientes cada vez que vas a una carrera; cada vez seguimos intentando doblegar nuestra mente y llevarla más allá del límite, para sentir que la vida no es sólo como llega, sino que como nosotros queremos que sea.
Invertir parte de tú vida, para desafiar las capacidades que, a medida que pasa el tiempo, nos damos cuenta que existen, y que de un momento a otro nos convertimos en personas capaces, con voluntad, con espíritu y hasta en los casos más elogiables; en un Ironman.
Las carreras, no son sólo competencia; es el pretexto para realizarnos, para saber, tal como lo dicen los gringos, “what are you made of”. Es tener la historia para guardarla y atesorarla para nuestros hijos, para los amigos, y también para nosotros mismos.
También es el pretexto perfecto para juntarse con gente que está “conectada” en una misma línea, y que sabe lo que has pasado para obtener ese logro.
“….cada día requiere de esfuerzo, planificación y conjugar muchas variables, como la familiar, la estudiantil, la laboral y quizás cuantas otras, imagínate los que tenemos un hipotecario…, para terminar, agobiado, cansado, sobrepasado, pero terminar al fin….todo proceso debe llegar a su término y cada carrera siempre tendrá un significado especial, no sólo para los que llegan bajo las 5 horas en Pucón, o las 10 horas en un Ironman, sino que también para los que llegamos con un poco más de rezago, al final todos somos ganadores y de pasada; IronMan´s y lo vivimos intensamente . Por eso vale la pena sentarse a analizarlo en todo su conjunto, y por supuesto, cada carrera es una nueva historia….”
Por eso cuando buscamos un motivo, no hay que darse muchas vueltas, está a la vuelta de la esquina. Lo puedes hacer para buscar amigos o porque tu genética te lo pide, o porque viste el video del “chico” Bustos cuando le iba
dando “palos” en Hawai al mítico Mark Allen, o porque fuiste al doc y te dijo que si no dejabas tu vida sedentaria, no había mucho que hacer.
Como ven, los motivos son variados y disímiles, pero al igual que como varios amigos, encontraron sin buscar, lo que representa un “segundo aire”, una oportunidad para desafiarse, para compartir y para tener lo suficiente para escribir estas palabras, que no me cabe duda, despertarán una sensación de probar al menos de hacer deporte, simplemente por el gusto y que ojalá se convierta en un pretexto entretenido para compartir.

By Wuangola

Leave a reply